Qué saber acerca de la cirugía con láser en hemorroides, fisuras, quistes pilonidales y fístulas

Las hemorroides, comúnmente denominadas almorranas, son un problema muy frecuente dentro de la población, que incide en ambos sexos y que en algún momento de la vida llega a afectar a un 80% de la población. Junto con las hemorroides existe otro grupo de afecciones a nivel anal como son la fisura y la fístula de ano que ocasionan similares síntomas, muy incómodos para el enfermo y que obliga a frecuentes consultas al médico de cabecera y posteriormente al especialista.

Todas estas enfermedades que se localizan a nivel de la región anal tienen en ocasiones el antecedente de estreñimientos crónicos que son el origen de estas lesiones. Sin embargo, en otro grupo de pacientes no se encuentra este síntoma. Las manifestaciones más frecuentes son molestias importantes con la deposición que llegan a ocasionar franco dolor, junto con hemorragias y escozor posterior. Los pacientes suelen recurrir a diversos tratamientos como los baños de asiento, pomadas, calmantes, etc. con diferentes resultados. Muchos de estos enfermos saben que las comidas fuertes, los picantes y el alcohol son capaces de avivar las molestias por lo que se obligan a restricciones alimentarias.

Dado que esta enfermedad surge tanto en la edad joven como en la adulta, llega un momento en que la frecuencia de los episodios obliga a la consulta del especialista. Este valora los síntomas, su frecuencia y la repercusión que tiene sobre la vida diaria del paciente para indicar un tipo de tratamiento u otro. Cuando los procesos son frecuentes, ocasionan un importante trastorno en la vida diaria del paciente y obligan a llevar regímenes estrictos de comida y bebida se debe plantear un tratamiento quirúrgico.

Hasta ahora este tratamiento quirúrgico suponía la aparición en el enfermo de un miedo ocasionado por el conocimiento más o menos fehaciente de las importantes molestias que por referencias sabía de esta intervención realizada por cirugía convencional. Llegaba hasta sus oídos casos de otros enfermos operados que le relataban como los primeros días y semanas tras la intervención, las molestias eran importantes ocasionando frecuentes dolores que se acrecentaban con las deposiciones y obligaban a la toma de calmantes muy frecuentemente. Desde hace pocos años la investigación científica consigue la puesta en marcha de un tipo de LASER, el láser de CO2 que consigue la ablación tanto de las hemorroides como de las fisuras y fístulas de ano. La técnica no es compleja y en una intervención de escasos minutos consigue la desaparición del problema. Junto con una técnica depurada, los resultados del LASER se ven posteriormente.

Los enfermos intervenidos apenas se quejan de dolor en el postoperatorio y en pocas horas pueden darse de alta de la clínica donde se les intervino. El postoperatorio se minimiza tanto que en los días siguientes el paciente realiza sus trabajos habituales olvidándose casi completamente de los trastornos que pensaba que iba a tener. Solo unas molestias moderadas le recuerdan que ha sido operado. En resumen se consigue una resolución rápida de su enfermedad, un postoperatorio muy corto, mínimas molestias posteriores y una vuelta rápida a su actividad cotidiana. Todo ello gracias a los avances de la tecnología LASER.

Posiblemente en un futuro no muy lejano todos estos avances, incluido el LASER, hagan que una operación pase de ser algo que hasta ahora trastornaba la vida del paciente y su familia, a ser un hecho aislado sobre el que han desaparecido muchos de los miedos que se tenían. En este punto LA CIRUGIA MEDIANTE LASER debe ser el tratamiento indicado en los enfermos que padecen hemorroides, fisura y fístula de ano y precisan algo más que pomadas, dieta y calmantes
.

Dr. Martínez Ubieto

CIRUGIA GENERAL Y DEL APARATO DIGESTIVO

2015 Dr. Fernando Martínez Ubieto. Reservados todos los derechos

El contenido de este sitio es sólo para información, y no pretende sustituir el consejo de su propio médico u otro profesional de la medicina