Qué saber acerca de las prótesis de mama

Muchas mujeres consideran que pueden sentirse mejor teniendo el mejor aspecto posible. De esta forma, los implantes mamarios provocan una importante satisfacción personal. Después de la cirugía estas mujeres han conseguido experimentar una transformación en sus sentimientos con respecto a ellas mismas y a sus cuerpos.

Las razones de este aumento del tamaño de sus mamas son relativas a los cambios que en su vida ocasionan hechos como el embarazo o la lactancia o el sentir que su cuerpo estará más proporcionado si los pechos adquieren otra dimensión. En cualquiera de los casos los implantes son la solución adecuada.

Los implantes mamarios pueden estar rellenos de gel de silicona o de suero fisiológico. La silicona es muy bien tolerada y no se conoce ningún estudio en el que la silicona sea un problema para los seres humanos. No hay ninguna prueba que la silicona ocasione cáncer. Si alguién lo desea se puede consultar el informe sobre seguridad de la silicona del Instituto de Medicina en www.nap.edu

La colocación de estos implantes se puede hacer por vía axilar, submamaria o periareolar. Las tres son buenas pero nosotros preferimos la vía periareolar ya que es estéticamente insuperable, siendo casi imposible adivinar donde está la cicatriz por la que se colocó el implante.

El ingreso hospitalario para esta cirugía de colocación de prótesis suele ser pequeño, con unas horas tras la cirugía para la recuperación sin que llegue habitualmente a 24 horas todo el proceso. Posteriormente se coloca un vendaje que habitualmente se retira a los 7 dias para después usar un sujetador sin costuras durante aproximadamente 2-3 meses. Hasta entonces no se deben usar sujetadores con aros.

Las actividades de la vida diaria se recuperan de forma paulatina y rápida. No conviene hacer ejercicio físico hasta pasadas al menos 4 a 6 semanas. El bronceado no es perjudicial para el implante pero si puede acentuar la cicatriz por lo que conviene protegerla del sol o de los rayos UVA durante un tiempo.

En cuanto a la sensibilidad de la mama y el pezón puede tener cambios que habitualmente son pequeños y temporales

Tras la colocación de los implantes se pueden realizar cualquier prueba para la detección de tumores de la mama como la mamografía o la resonancia magnética.

Conviene de todas formas avisarlo cuando se soliciten estas pruebas. No hay problemas para que se pueda quedar embarazada. Sus pechos crecerán como en todo embarazo y podrá dar la lactancia materna si así lo desea. La esperanza de vida tras estos implantes varía de una mujer a otra. Lo más normal es que se necesite un reemplazo de 10 a 20 años tras la colocación.

Dr. Martínez Ubieto

CIRUGIA GENERAL Y DEL APARATO DIGESTIVO

2015 Dr. Fernando Martínez Ubieto. Reservados todos los derechos

El contenido de este sitio es sólo para información, y no pretende sustituir el consejo de su propio médico u otro profesional de la medicina